Para degustar

11 Ago

Los escorpiones permanecen en el mostrador empalados y vivos

La comida china es de lo más cotidiana en nuestro país. Vamos a los restaurantes chinos con una frecuencia considerable, y no sólo para comer arroz frito y lumpias, sino para conversar con los panas cervezas por medio.

Pese a la familiaridad que desarrollamos con estos sitios, recuerdo haber escuchado cualquier cantidad de chistes y advertencias acerca de las cosas que tendría que comer en los restaurantes chinos de China.

Sinceramente yo no sabía bien que esperar, pero lo que no imaginaba era que aumentaría cinco kilos en los primeros dos meses. Dos cosas concluí rápidamente: lo que conocemos por comida china en nuestro lado del mundo, no es tal; y de falta de opciones gastronómicas no se padece en esta ciudad.

Todas las cocinas asiáticas conviven con las americanas y europeas. Los precios varían según el lugar que se frecuente, pero les aseguro que no hay que dar muchas vueltas para degustar buenos platos con menos de lo que costaría hacer un mercado para cocinar en casa.

Pero de que uno se lleva sustos con las imágenes de los menús, no hay duda. La carne de perro no es una oferta frecuente en Beijing, mas ya la vi desfilando en el menú en una ocasión.

Lo que sí abunda en las cartas son fotos de patos enteros doraditos, con cabeza y todo; peces cocinados pero que aún mantienen una mirada penetrante; tortugas completitas que parecieran nadar en las sopas; o gallinas negras que dan la idea de estar hablando en el plato.

El anecdotario culinario podría devenir en una novela per se. Ya escuché de camarones que, servidos vivos, intentaban escapar de su comensal. También visité un restaurante en el zoológico de Beijing que se distinguía por vender platos a base de unos 20 animales exóticos, entre ellos hipopótamos, cocodrilos, canguros y antílopes. Además es ampliamente conocida la afición en este país por tomar sopa de aleta de tiburón.

Pero las excentricidades no terminan con la lista de restaurantes. Además del sinfín de puestos ambulantes de comida, existen calles destinadas sólo al paladar … de los turistas.

Bienvenida a la calle Wangfujing en Beijing, frecuentada por turistas que buscan aún más excentricidades que las que ofrecen los menús de la ciudad

La más famosa de estas calles es Wangfujing. Lo que antes fuera una calle de pequeños abastecimientos de comida, ahora es un destino netamente turístico y, por supuesto, imperdible.

Los que le dan la bienvenida al callejón son los escorpiones. Introducidos vivos en palillos, son lanzados al aceite hirviendo a petición de los compradores. Más allá de la crueldad que implica freír vivo a un bichillo, no hay novedad alguna: el escorpión no sabe a nada! Previo a la degustación, si gusta (y si no también) el cocinero podrá colocarle uno de estos insectitos a caminar por su mano, como para hacer más exótica la experiencia, o al menos eso quise pensar yo luego del susto.

Los caballitos y las estrellas de mar no escapan de los pinchos

Las cigarras también abundan, aunque éstas sí muertitas

Bichillos de toda clase frititos y a la espera de algún valiente comensal

Toda clase de animalejos conocidos, y desconocidos también, son insertados en estos palillos. Hay pinchos de cigarras, arañas, reptiles, serpientes, escorpiones gigantes, caballitos de mar, estrellas de mar y grillos, entre otros.

El apetitoso estómago de buey con su salsita incluída

Más adelante podrá optar por estómago de buey, que despreciable no está; por palomitas asadas enteras: gigantescos cangrejos sonrosados apiladitos uno encima del otro; o por vísceras de cerdo, horrendas, muy horrendas.

Los pobres pichoncitos son asados completitos, con todo y piquito

Estas bebidas abundan en la calle, y aunque parezcan sacadas de la lonchera de Eddy Monster, son de lo más solicitadas

Para refrescar es posible tomar bebidas humeantes, más parecidas a un experimento de ciencia que a algo que usted introduciría voluntariamente en su organismo.

Mas no todo es espeluznante. Hay frutas caramelizadas, maíz tostado, bolitas de carne o pescado, cambur frito, tostadas, noodles, pinchos de carne de res, de pollo y de cordero, además de vegetales guisados en cantidades obscenas de picante.

Una delicia: nido de pájaro relleno de huevo de cangrejo

¿Mi favorito de la jornada? Nido de pájaro relleno de huevo de cangrejo. El nombre puede producir animadversión, pero no es para tanto, es un plato inocente, y lo más importante es que ni ve al pájaro, ni ve al cangrejo.

Lo que encontré más parecido a unas arepitas criollas

Anuncios

12 comentarios to “Para degustar”

  1. Freddy agosto 12, 2010 a 3:16 AM #

    CON TU PERMISO “que vaina tan buena” estos relatos son una maravilla, ya abro el correo esperando encontrarme uno, felicitaciones y no nos dejes de seguir contando tus aventuras.

  2. Blanca agosto 12, 2010 a 9:38 AM #

    Paulita! si yo estuviera en tu lugar, habría adelgazado como mil kilos, porque no comería nada! Esos “bocados” viéndole la forma al animal, me recuerda una vez que mi papá iba a preparar conejo y cuando abrí el refrigerador vi al animalito con los ojos abiertos y nunca más comí conejo!!! No, no, no… de verdad te admiró. Ya me hubiera metido a vegetariana. Dígame los escorpiones…Diosss, parec la película de Indiana Jones!!!

  3. Paula Ramón agosto 12, 2010 a 10:27 AM #

    Gracias! 🙂

  4. jesús agosto 12, 2010 a 4:19 PM #

    MMMMMM ME HAS ABIERTO EL APETITO

  5. LILIANA EVELYN agosto 14, 2010 a 8:24 AM #

    HOLA CAROLA ME ALEGRA Q ESTES BIEN, Q BUENO SABER D TI VIVIENDO TODA UNA AVENTURA FACINANTE OTRO MUNDO FUERA D NUESTRA REALIDAD…BUENISIMO TUS RELATOS…CON ESOS APERITIVOS YA ESTUVIERA MUERTICA NO COMERIA NADA…NO TENDRIA PROBLEMAS D EXCESO DE BELLEZA (gordita) JEJEJE… CUIDATE ESTARE PENDIENTE DL SIGUENTE EPISODIO…CARIÑOS

    • Paula Ramón agosto 14, 2010 a 10:56 AM #

      Jejejejeje muchas gracias igual!!! Muchos saludos!!!!! Besos!!!!!!!!

  6. Eliezer agosto 20, 2010 a 6:24 AM #

    Lo típico aquí es el arroz chino, lumpia y pollo agridulce. Sólo te pregunto algo: ¿y qué hay de la comida cantonesa? La otra vez comí en un restaurante así, El Salón Cantón, y la comida es algo parecida a la china, además del ambiente que había en el sitio, es decir, figuras decorativas muy chinas.

    • Paula Ramón agosto 20, 2010 a 11:27 AM #

      Pues la verdad que yo no he visto nada de lo que comemos allá como comida china acá. Lo más cercano es la cantonesa, me refiero a que creo que lo que nosotros entendemos por comida china realmente es cantonesa, pero de resto, nada que ver, aquí lo más parecido a una lumpia es un rollito muchísimo más pequeño pero que casi ni se le acerca, así que te imaginarás…

  7. Yngrid septiembre 18, 2010 a 12:33 PM #

    Al leer este post me trasladé a mi preescolar. Cuando en mi escuelita arrancábamos las chicharras secas de los árboles. Chica! y nunca se me ocurrió que se pudieran comer. ¿Será que me perdí de un excelente bocado? Qué vaina!
    Besos mi Pau
    Te quiero un MONTÓN!

    • Paula Ramón septiembre 19, 2010 a 12:22 AM #

      No creo mi peque, no te has perdido de nada jejejeje Besos!!!! yo también te quiero un mundo!!!!!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. De que va el pato pequinés « Aquí, en la China! - febrero 28, 2011

    […] intérprete sugiere cerrar la jornada con pato y nos lleva a un restaurante cerca de la ajetreada Wangfujing -famosa calle gastronómica transitada a diario por decenas de turistas armados con sus cámaras […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: