De la belleza y sus parcelas

27 Ene

Nadie es plenamente feliz con lo que tiene, eso dicen con frecuencia para explicar por qué la soltera añora un marido de película y la casada sueña con escapar un par de horas a una noche de chicas, o por qué el workaholic piensa en que tal le caerían unas vacaciones mientras que él que está de ferias cuenta los minutos para volver al ruedo, también, quizás para justificar a mujeres pagando para que su pecho suba de la talla 32 a la 40 o para que baje de la 40 a la 32.

En ese mundo de “inconformidades”, el patrón de belleza parece a ratos “lo que sea que tenga cualquiera menos yo”. Trillado está el tema de hacer lo indecible para cumplir formas estéticas impuestas por quién sabe. Suenan hasta inútiles las conversaciones sobre la importancia de la autoconfianza y la posibilidad de vivir feliz sin cargar kilos de silicona o bótox. Sabemos que en Venezuela los pechos naturales son una especie en extinción, y qué ha cambiado luego de esa conclusión científica?

Señores, es universal la obsesión por transformarse en algo que no se es. En una ocasión escuchaba una entrevista de Michael Jackson que sólo versaba sobre sus polémicas. El periodista preguntaba sobre su “esclarecimiento” corporal, y el hombre respondía que todo mundo lo cuestionaba, pero que nadie criticaba a quiénes gastaban horas y presupuesto en clínicas estéticas para mantener sus pieles bronceadas. Pensé que el hombre tenía un punto, y supongo que es lo mismo que han evaluado durante años las compañías de cosméticos que día a día producen potingues variados para establecer, aún más, patrones insostenibles y diversos dependiendo de las consideraciones geográficas.

No basta con que suframos por ser gordos de más o flacos de menos, ahora también nos toca pensar en que nos falta o nos sobra colorcito. Mientras en Venezuela o Chile es factible conseguir crema para lograr un bronceado de playa en “apenas 1 semana de aplicación continua”, aquí, en la China otras compañías distribuyen lociones que prometen un “blanco espumoso” tras dos semanas de uso diario.

Es a cuchillo la competencia entre marcas para ofrecer el “agente blanqueador” más efectivo en todos los productos -exfoliantes, cremas, hidratantes, astringentes, máscaras faciales y pare usted de contar. La chica 10 de Pekín debe ser pálida, mientras más mejor. Menudo problema el verano o la playa, pero nada que no pueda resolverse. El out fit para los días de calor en la concurrida capital de China contempla guantes, sombreros y mangas largas. El look, siempre acompañado de una sombrilla, es también el más apropiado para la playa, en aras de protegerse del malévolo sol y sus rayos ennegrecedores.

Dos turistas chinas vacacionando en una playa de Filipinas. Armadas de sombrillas y pareos para evitar el sol, recorrían la orilla de Boracay cerca de las 10 de la mañana

Magras por excelencia, lo que las chinas no ocultan durante la estación caliente  son sus esbeltas piernas que muestran con orgullo gracias a pantaloncillos cortos y realzan con ayuda de tacones de vértigo. Pese a lo atrevido de la propuesta, el pecho siempre va cubierto, nada de escotes pronunciados a la Venezuelan way, que en una incongruencia de doble moral, prácticamente veta el uso común de minis y obliga la exhibición del tren delantero, a un punto tal que los sostenes con relleno podrían considerarse producto de la cesta básica nacional.

A pesar del sutil dress code de Pekín, cada día son más frecuentes los avisos publicitarios de clínicas que prometen un busto más redondeado y sobresaliente. Si bien no veo que un rostro rebosante de bótox les quite el sueño por estos lares, si hay cirugías de interés como el agrandamiento de los ojos. Para quiénes no disponen de dinero o coraje, también hay productos de belleza que atienden la demanda: pegas o adhesivos que garantizan, temporalmente, un ojo menos rasgado. Basta colocar párpado en inglés (eyelid) en el buscador de YouTube para encontrar decenas de comerciales y tutoriales, por y para asiáticas, sobre el tema. Les anexo uno abajo y los más curiosos pueden medir cuánta polvareda levanta el asunto que sólo este video tiene casi 2 mil comentarios.

En Venezuela el cabello liso manda, todas y casi que todos (o no?) pagan por secados semanales, aman a la plancha por encima de todas las cosas y huyen despavoridos de la lluvia y su diabólico efecto frizz. Aquí, mientras más volumen, más in. Peinados de dos pisos desfilan con frecuencia por las calles. Cuasi la tierra de las permanentes y las melenas alborotadas, coloradas de rubios u ocres, porque los rojos escasean. Las espumas y ceras están a la orden del día, pero qué difícil es conseguir una crema para mantener al liso controlado.

En materia de patrones, dependiendo de quién sea el interlocutor y su concepción cultural, o estamos muy gordos, o muy flacos, o muy bajos, o muy altos, o muy pálidos, o sin curvas, o con muchas curvas, o sin volumen, o con demasiado volumen, o algo falta o algo sobra. Universalmente, sólo veo un punto en el que convergemos: nadie es plenamente feliz con lo que tiene, y cómo tienen claras nuestras inconformidades los fabricantes de cosméticos!

Anuncios

4 comentarios to “De la belleza y sus parcelas”

  1. Romy enero 29, 2011 a 4:38 AM #

    Me dejo loca el video del pegamento para tener los ojos más grandes. Definitivamente somos seres inconformes

    • Paula Ramón enero 31, 2011 a 2:35 PM #

      Pues sí… yo odio tener que estar sometida a la dictadura de los lentes de aumento, y aquí los chicos y chicas se ponen monturas sin vidrios como un accesorio adicional, quién diría?

  2. Blanca febrero 1, 2011 a 12:53 PM #

    Dios si inventan cosas. Ahora, me pregunto: cuando cierran los ojos al parpadear ¿como se sentirá? eso tiene que ayudar al envejecimiento porque la piel está estirada. Esos chinos definitivamente estan locos

    • Paula Ramón febrero 1, 2011 a 1:22 PM #

      Bueno, yo pensé que el efecto final es el contrario, el párpado se debe caer mucho más, como tú dices ayuda al envejecimiento, pero creo que es tanta locura como la venezolana por tener todo más grande jajajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: