Trucos para un negocio próspero

19 Oct

San Antonio de cabeza para conseguir marido, evitar gatos negros y con ellos la mala suerte, cartera de color rojo para atraer más dinero, ir a la peluquería en luna creciente para que la melena no se paralice, nunca abrir un paraguas dentro de casa so pena de morir soltera, somos un pueblo lleno de supersticiones.

Rituales más, rituales menos; creemos en cuánta cosa nos ofrecen o insinúan en pro de la buena suerte, y aunque no seamos fervientes devotos, seguimos las consejas porque “de que vuelan, vuelan”. Los dueños de negocios -o para hacernos más acorde con los nuevos tiempos, los microempresarios- son un gremio con particular tradición mística, y para dar fe de mis palabras están esas enormes calabazas que decoran decenas de restaurantes, abastos o tiendas de conveniencia. Están enormes porque se supone que adentro conservan todas las malas energías o vibras que, en un país como Venezuela, no son pocas. Puede tener un trasfondo psicológico si consideramos que estoy hablando del país que suma una inflación galopante e índices de violencia incontenibles, entonces si nada funciona, qué más queda que encomendarse a las ánimas o esperar ayuda de las calabazas?

Psicoterapia aparte, en China parece que se saltaron el paso de la calabaza y adquirieron una estrategia más novedosa. “Abra una virgen para la buena suerte en los negocios” ofrecía una tarjeta con fotos de dos chicas que, en ropa interior, intentaban sus mejores ojos de gato con botas como -al parecer- infalible arma seductora.

La tarjeta -como con frecuencia ocurre con las promociones del género- entró por la rendija de la puerta de Wenzhou, en la provincia sureña de Zhejiang.

El asunto no iba de “abrir” una réplica de virgen católica, sino de ir a por una de carne y hueso. El anuncio, casi en un tono de aquellas publicidades del género “Llame ya, satisfacción garantizada”, sellaba la oferta con un teléfono disponible 24 horas al día.

Es una cosa común ver en cualquier lugar estas business cards de chicas que, bajo diferentes premisas, ofrecen similares arreglos, pero quizás por ser Wenzhou una ciudad cuyos habitantes tienen fama de emprendedores y con un estimado de 400 mil microempresarios, las promesas de buena suerte en los negocios sean un interesante giro publicitario, sobre todo por estos días cuando el lugar sólo figura en los titulares de noticias gracias a una crisis crediticia que pica y se extiende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: