Shanghai en tres postales

20 Jun

Los locales abarrotan las mesas de la plaza para batir una intensa partida de cartas. Escena clásica de los parques citadinos de China

“Sobre el mar” es la traducción literal de “Shanghai”. La mundialmente conocida como la capital económica de China tiene un pasado de ires y venires narrado en inglés, francés, japonés y mandarín.  Quizás son sus rastros históricos, su imparable afluencia de extranjeros, o ambas cosas, lo que le ha tatuado en el rostro esa facción especialmente cosmopolita que brota como primer rasgo en lo que ya va pareciendo una comparación obligatoria frente a Pekín.

Opiniones aparte, es una ciudad para caminar. Creo que le cabría perfecto ese “hen hao kan” en mandarín que significa “agradable a la vista”, porque es exactamente eso, agradable a la vista. Este par de líneas no deben tomarse como una generalización que abarque todo Shanghai, pero sí a buena parte de ella. Lo que sí es una generalización nada tímida es que el aire es menos contaminado que el de Pekín, lo que invita a patear la calle sin pensar en alergias o sinusitis.

Postal 1: Vale la pena adentrarse un rato en los recovecos de la Plaza del Pueblo. Aprovechando el Museo tan cerca así como el parque, y si la agenda lo permite, es un sitio perfecto para un almuerzo o cena. Con estación de metro propia haciendo cruce en 3 líneas de metro, es imperdible en la visita

Un ejemplo perfecto es la caminería que va desde la West Nanjing Road hacia la East Nanjing Road. La ruta plagada de vitrinas, tiendas y reluctantes avisos de ofertas contempla una parada en el Renmin Square  o People’s Square. En las inmediaciones del Renmin Park, y a un paso del Museo de Arte Contemporáneo de Shanghai, la People’s Square resulta una mancha de verde entre tanto concreto, un stop de la vibra comercial que sacude las calles vecinas.

Da para caminar en medio de subidas y bajadas, entretenerse viendo a los locales jugar cartas, hacer un poco de ejercicio, comer en un restaurante con vista al lago o para retratar la clásica imagen del contraste entre naturaleza y modernidad, ya saben árboles en primer plano, rascacielos interminables emergiendo al fondo como si fueran unos inanimados Godzillas de concreto.

Si sigue en dirección hacia el este a través de la Nanjing Road se abrirá paso a un mundo peatonal hasta desembocar en el Bund, una de las orillas del río Huangpu -responsable de dividir a Shanghai en dos mitades. Una muestra arquitectónica del pasado occidental y del presente vibrante del lugar, así como un aperitivo visual del voraz apetito de construcción que se apoderó de la otra orilla del Huangpu: Pudong. Es justamente allí donde se alza la famosa Torre Perla Oriental, ese edificio que todo mundo tiene en la cabeza como la imagen de Shanghai, la torre de televisión con extravagante diseño que se ha convertido en foto-turista obligatoria para todo el que visita la zona.

Postal 2: La Perla del Oriente se ve desde cualquier rascacielos cercano. Es mucho más apreciable desde una ligera distancia que en su inmediato pie. Varios hoteles se disputan las vistas nocturnas hacia el río. Tomarse algo con la respectiva panorámica también es un highlight del paseo, y vaya que no faltan opciones para esto

En mi modesta opinión es mucho más impresionante el gigantesco elevado peatonal que interconecta las avenidas del lugar y que está justo a unos metros de la Torre. Claro, viniendo de un país donde el peatón es una especie non grata, un trabajo semejante -con escaleras mecánicas incluidas- me resulta más alucinante que la Torre con forma de lápiz atragantado con par de olivas (obvio, no subí).

Quién aún tiene el instinto comprador en piloto automático ignorará la Torre y la pasarela peatonal para brincar directo al Superbrand Mall, el más grande de la ciudad. Si está más en ánimos de tomarse una última postal por el día, seguirá de largo unos metros más para ver la otra cara del Huangpu.

Postal 3: Justo detrás del Superbrand Mall se extiende un bulevar que va a la par del río Huangpu. Excelente para tener una visión desde Pudong y para dejar caer la tarde, sobre todo si -como en mi caso- agradece cualquier lugar abierto que ofrezca aire menos contaminado que el de Pekín. Basta con tomar metro para cruzar de un lado a otro en cuestión de minutos

Anuncios

2 comentarios to “Shanghai en tres postales”

  1. casinoviembre junio 20, 2011 a 8:48 PM #

    Todavía no he ido nunca, pero tengo muchas ganas de visitarla. Mucho me temo que, o bien me encanta, o bien me da la sensación de ser un frío lugar como esas ciudades europeas. Que no me dicen nada, que no me emocionan.

    Gracias por tu reportaje.

  2. Ema marzo 28, 2012 a 10:01 PM #

    ahora que veo lo hermoso,encantador,mezcla de construcciones antiquisimas y modernidad es mucho mas atrayente,estoy enamorada de China,ya lo mentalice ahora es parte de mis sueños conocer Shanghai,Soy feliz
    GRACIAS POR MOSTRAR TU EXPERIENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: